Desconectándonos en el campo

Inicio / Provincia de Buenos Aires / Desconectándonos en el campo

Nota y fotos: Mercedes Doxandabarat y Darío Dress

Queríamos desenchufarnos por un rato de la rutina de la Ciudad y con la necesidad de ir a un lugar cercano, dimos en la tecla con Pampas del Sur para pasar un día de campo con asado y paseo a caballo. Llegamos a la localidad de Cañuelas, Provincia de Buenos Aires. Estábamos listos para vivir una experiencia diferente.

Comenzamos a media mañana con un chapuzón en la pileta para descontracturar un poco el cuerpo y relajar. Así nos íbamos conectando rápidamente con la tranquilidad del campo. Sin duda que el aire fresco ayudó a palpar esa sensación divina de libertad y de confirmar que estábamos en el sitio indicado.

Paseamos un buen rato visitando la granja que está llena de animales: vacas, ovejas, gallinas, cabritos y otros más. Al final del recorrido llegamos a una pequeña laguna de encanto con un concierto de patos que nos esperaban ansiosos por demostrar todas sus habilidades.

Llegado el mediodía escuchamos una voz que decía ¡ya está lista la comida! Y sin pensarlo mucho salimos disparados para sentarnos y disfrutar de un riquísimo asado bien completo, como debe ser, ¡para chuparse los dedos! De curiosos que somos nos pusimos a charlar con Juan Hilario, asador oficial, quien nos contaba algunos de sus secretos, pero claro no nos contaba todo porque cada asador tiene un as bajo la manga.

Después del almuerzo quedamos patas para arriba; nos tiramos en el pasto justo en medio del campo para contemplar el cielo y nada más, por supuesto que el mate nos acompañaba en todo momento. Nos mandamos una siesta de aquellas y con el descanso necesario quedamos listos para un paseo a caballo.

Fue un recorrido súper tranquilo. Lo único que hay que hacer es subirse al caballo ya que ellos se saben el camino de memoria. Qué mejor forma de despedirnos que con esta cabalgata con el atardecer de fondo. La misión estaba cumplida.

Galería