EL FILETEADO PORTEÑO Y NUESTRO TOUR
EL FILETEADO PORTEÑO

A finales del Siglo XIX en talleres y fábricas de carros se generó un arte que requería una veloz ejecución para cumplir tiempos de entrega y, a la vez, ornamentar con elegancia.

Los camiones y los colectivos llegaron para reemplazar a los carros tirados por caballos en el transporte de mercaderías y personas, pero también como soporte para esta expresión que no dejaba de afianzarse.

Su evolución se mantuvo ajustada a ciertos preceptos básicos: colores fuertes, brillos y sombras sumados a efectos de volumen, letras de complejo diseño (muchas veces góticas), elementos que se repiten a menudo en la composición (hojas de acanto, bolitas, flores, cintas con los colores argentinos, dragones, etc.) y que sobrecargan las superficies en las que se expresan, muchas veces con predominio de simetrías, contribuyen a una clara identificación de los trabajos realizados en este estilo.

Esa sobrecarga llevó a la increíble decisión de prohibirlo en el transporte público de la Ciudad de Buenos Aires en 1975, justificada en la supuesta confusión que producía a los pasajeros.

Esa prohibición no sólo quedó sin efecto, sino que ahora este arte es Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires desde 2006, cuenta con una exposición permanente en el Museo de la Ciudad y hasta tiene su día: el 14 de septiembre, en honor a la primera exposición dedicada íntegramente a él en 1970. Finalmente, en 2015 fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Nació en la misma época y la misma geografía que el Tango y también se convirtió en un símbolo de identidad argentina.

FILETEADO PORTEÑO TOUR 054 | UN CLÁSICO COMO EL TANGO

Así se llama nuestro tour. Ése es su eslogan.

Allá por 2009 notamos que uno de los detalles más característicos de la estética urbana porteña no tenía un recorrido turístico específico que le diera el valor que este posee dentro de nuestra cultura, que lo presente al turista extranjero o al argentino que tenga ganas de saber más sobre el tema.

Así nació el primer tour de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dedicado íntegramente al Fileteado Porteño.

Lo primero fue decidir que su eje sería un paseo por el Abasto, barrio donde el fileteado se expresa en todo su esplendor en los frentes de casas y negocios y, de la mano de una guía, contarle al viajero su historia y sus principales características.

Y como el barrio está tan identificado con la figura del zorzal criollo, el recorrido incluye el Museo Casa Carlos Gardel, donde vivió la figura más representativa del Tango, música a la que también el Fileteado está ligado, como dijimos antes: nacieron en la misma época, en las mismas calles.

Y fuimos más allá: el Fileteado Porteño Tour 054 desde su primera salida incluyó una clase dictada por un fileteador profesional, para hacer más vívido ese acercamiento, aportándole además un momento lúdico y divertido al paseo y, de paso, la posibilidad de llevarse de recuerdo la obra que cada uno hizo con sus propias manos.

Mientras los participantes del tour pintan, servimos una merienda bien argentina: mate, facturas y un refrigerio que acompaña a las pinceladas y hace todavía más disfrutable (y sabrosa) la experiencia.

Por nuestra propia experiencia recorriendo Argentina desde 2002, sabemos que en cada viaje uno busca conocer lo más auténtico y característico de cada lugar. Y en la inmensa y cosmopolita Buenos Aires, el fileteado es una marca de identidad.

Con el Tour, hemos participado de ferias y convenciones de turismo integrando el stand del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires.

En 2017 y 2018 recibimos el Certificado de Excelencia del sitio TripAdvisor.

En aquellos años, cuando se nos ocurrió esta idea, el fileteado rejuvenecía su vigencia en colectivos, negocios, la publicidad de un canal de música y otras marcas cuando buscaban identificación con Argentina o con la Ciudad de Buenos Aires. Hasta empezó a ser motivo de tatuajes. Desde hace poco está integrado al logo de los Jaguares, la franquicia que representa a Argentina en el Súper Rugby y hasta tuvo su propia exposición en lugares como Shangai o presencia estable estampado en un clásico colectivo porteño en el Museo Mercedes Benz, en Stuttgart. Y nuevas generaciones de artistas toman los pinceles y trazan presente y futuro para este arte.

Hacía falta un tour por nuestras calles que muestre al mundo esas pinceladas decorativas tan añosas y porteñas. Y lo hicimos, para que lo sientas como propio.

EN LOS MEDIOS
 
CLARIN
 
PERFIL
 
WELCOME